A pesar de todo, Hades quiere IGUALDAD ANTE LA LEYANTÍGONA, la Leyenda Mapa de Antígona

La princesa Antígona fue hija y hermana del rey Edipo de Tebas, a quien, ciego y desterrado, acompañó y mantuvo hasta que Tenseo le dio asilo en Atenas, donde murió despues de instruirlo sobre el secreto de la estabilidad del Estado.

Después, reinando su tío Creonte en Tebas, Antígona se opuso hasta la muerte a la prohibición de enterrar a su hermano PolinicesQue había atacado Tebes y matado su otro hermano, Eteocles, argumentando que el entierro de los muertos es un mandamiento divino que no pueden prohibir los mortales. Por grandes que sean sus faltas, nadie puede perder este derecho. Y que, A PESAR DE TODO, HADES QUIERE IGUALDAD ANTE LA LEY.

El mito de Antígona es uno de los más importantes en nuestra cultura, pero no hay acuerdo sobre su interpretación. Las existentes se pueden dividir en tres clases, representando la defensa de tres principios:


1. Antígona representa la defensa del derecho de la familia y el individuo en frente del poder del Estado

Esta es la interpretación más extendida, hasta el punto que se ha llegado a decir que Antígona quiere decir "Defensora de la familia" o de la estirpe, aunque, en realidad, significa "En lugar de la madre".

Dentro de esta interpretación, hay 3 valoraciones de Antígona:

1. A favor, como heroína que defiende los derechos ante el abuso de poder del Estado.

2. Imparcial, como representante de la tragedia residente en la contradicción entre los intereses de la familia y los del Estado.

3. En contra, como ejemplo de quien, tozudo, no entiende la "razón de Estado", es irracional, dando lugar a una tragedia.

Esta interpretación es la más extendida porque es la más fácil de entender, y también porque Antígona es una mujer, a las que se considera defensoras de los intereses de la familia en frente de los intereses exteriores. Pero hay otras leyendas que representan más claramente este conflicto.

2. A. defiende las leyes eternas de los dioses (o de la Naturaleza) en frente de las leyes temporales de los hombres

Esta interpretación es menos corriente, pero más específica de Antígona.

Implica que el comportamiento humano tiene que seguir unas leyes inmutables, que no se pueden cambiar según conveniencias del momento.

Seguir o no estas leyes lo cambia todo. Por ejemplo, si abandonamos el principio de la verdad, podemos traicionar todos nuestros compromisos. Y los dirigentes pueden traicionar todas las leyes y todos nuestros derechos: hay bastante con que les convenga hacerlo.

Las leyes de los hombres descansan, pues, en el respeto a una ley universal de respetar los juramentos, los compromisos. Sin este respeto, todas las otras leyes pierden cimiento, ya que pueden ser "de mentira".

También el método científico, y por lo tanto, la Ciencia, descansa sobre un principio de respeto por la verdad, sobre un "pacto entre caballeros", como dijo Bertrand Russell, sin el cual no sería posible distinguir el verdadero conocimiento del charlatanismo.

3. Antígona defiende el principio de igualdad ante la ley sin excepciones (el Poder SIEMPRE tiene que respetar las leyes)

Ésta es la interpretación menos corriente de todas, y, también, la más específica de Antígona.

Una razón de la poca popularidad de esta interpretación es que no aceptamos que también los malvados y los privilegiados tengan que tener los mismos derechos que nosotros, en particular el derecho a un juicio justo donde puedan defender sus razones.

En el terreno científico, tampoco aceptamos que aquéllos que defienden teorías contrarias a las que nosotros tenemos por seguras tengan que ser escuchados: si contradicen aquello que nosotros creemos seguro, no pueden tener razón: ¿por qué escuchar las suyas (imposibles) razones?

Si los griegos hubieran pensado como nosotros cuando oyeron decir que la Tierra es redonda, seguro que este conocimiento no se hubiera propagado en su sociedad: desde el concepto intuitivo que la Tierra es plana, pensar que es redonda es un absurdo. Pero escuchando las pruebas que es redonda, se ve que no puede ser plana.

En lo que respecta al juicio sobre las personas o los grupos de personas, también aquello de lo que estamos seguros puede ser falso: por esta razón, es importante escuchar las razones en cada caso y no juzgar a partir de nuestros prejuicios, o sea, de los juicios sin pruebas, sin razones.

Síntesis de las tres posturas:
Si profundizamos, el sentido positivo de estas tres interpretaciones está más interrelacionado de lo que parece. Incluso podemos ver que son tres niveles intelectuales de afrontar un mismo conflicto, nacida de la necesidad de organizar la sociedad más allá de la familia o tribu, y de los vicios fatales que puede tener esta organización, que llamamos Estado, encuadrado dentro de la unidad cultural que es una Civilización.

Crisis de los Estados y de la Civilización:
La organización estatal puede entrar en crisis e iniciar su colapso justamente cuando ha alcanzado su cima de bienestar y organización, tal como pasó en con el Imperio Romano, donde se vivía tan bien. El Imperio se hundió y todavía nadie sabe exactamente por qué, ni por qué no se pudo evitar su colapso.
Èdip y Antígona vivieron en una Civilización anterior, la Micénica. Pero ellos sí que llegaron a conocer las razones del colapso al que se encaminaban "inevitablemente", según los sabios de su tiempo (siglo XIV antes de Cristo), y pudieron intentar evitarlo por un método nuevo (ya en Egipto y en Creta se habían utilizado otros métodos, pero no estaban al alcance, o no gustaban a los soberanos de Grecia).

Invención de Occidente:
Su éxito fue parcial, y al Imperio Micénico le sucedió una Edad Oscura., parecida a la Edad Media que siguió el Imperio Romano, pero más corta. Pero parte de su legado, incluyendo el de Edipo y Antígona, se conservó, dando lugar a una nueva forma de Civilización que disfruta de los beneficios de la vida civilizada, pero conservando al mismo tiempo parte de la libertad de la vida primitiva. Aristóteles y otros pensadores así lo constatan. Pero este equilibrio entre civilización y libertad es precario.

Antígona: equilibrio entre el Poder y la persona: posibilidad de la Ciencia y del conocimiento.
El Poder del Estado suprime las continúas luchas tribales, o entre familias, pero la conservación de la libertad depende del equilibrio entre el Poder y la persona, o el Poder y esta libertad.
Y este equilibrio hace posible también la Ciencia y el conocimiento, que hacen posible corregir inteligentemente los errores de la sociedad.
En cambio, los desequilibrios y luchas sociales pueden acabar con la libertad sin darnos cuenta y hacer imposible el conocimiento, especialmente el de nosotros mismos, hasta el punto de hacer colapsar la organización social sin que nadie sepa por qué, como ha estado a punto de pasar a Rusia, que está hundiéndose en la pobreza y la pérdida de población. A fin de que eso no pase, hace falta establecer bien unas bases de convivencia y de respeto por la persona, a través de unas leyes "eternas", inviolables, y no excluir nunca a nadie del derecho a la ley, del derecho a defenderse.

Interrelación y síntesis de las tres interpretaciones de Antígona:

Las leyes eternas tales como valorar la verdad y respetar los pactos son esenciales con el fin de respetar a los individuos, ya que, en caso contrario, aquellos que no pueden defenderse se ven engañados y burlados en sus derechos.

Esta desventaja del individuo respecto al Estado y la sociedad crece a medida que el desarrollo de la Civilización margina la violencia individual como forma de reparar agravios y el poder del Estado crece respecto de la familia y las relaciones personales, controlando la educación, la comunicación y la economía.

El control del Estado y de la organización social sobre el individuo hace que nadie quiera quedarse fuera, aceptando todo el mundo las falsedades y traiciones más evidentes, ya que nadie puede reclamar seriedad. Se pierde la dignidad personal, sobre todo en el plano intelectual.

Se vive bien, pero a condición de aceptar el juego, de desentenderse y de hacer la vista grande, perdiéndose los valores tradicionales de respeto por la verdad, por la coherencia, para la persona.

Aparece el individualismo y el pensamiento débil, y la insolidaridad crece. Cada vez somos más inconscientes de nuestras contradicciones y de que el mantenimiento de la estructura social necesita seriedad ...

¿Hasta que todo se hunda?

El principio de igualdad ante la ley es un recurso técnico muy valioso a la vez que evita el abandono de las "leyes eternas" del respeto por la verdad y por las personas, ya que estos principios se abandonan fácilmente por la vía de las excepciones "obvias".

¿Por qué? Hay diversas razones:

1ª La manera de hablar: Porque siempre suponemos que hay excepciones obvias en aquello que nos comprometemos. Por ejemplo, a pesar de dar nuestra palabra, no iremos al cine con un amigo si nos morimos, pero tampoco si ha muerto nuestro padre, o un hijo: seguro que no nos sentiremos culpables por haber ido al entierro y no al cine. Popularmente, estas excepciones se aplican también al respecto por los derechos: consideramos que en ciertos casos (por ser mujeres, judíos, negros u hombres), ciertos derechos no se tienen que respetar, o "no son aplicables".

2ª Los prejuicios: Estas excepciones nacen de prejuicios surgidos de las relaciones humanas, del discurso de la sociedad y de los intereses inmediatos del Poder. Como los prejuicios son muy fuertes, pueden imponerse sobre los conocimientos fundamentados y razonados. Sobre todo si admitimos que se impongan sobre el derecho, habrá víctimas de los prejuicios, pero también beneficiarios/as que no permitirán su desaparición.

3ª La lucha por la supervivencia: William Faulkner dijo: "No olvides que mentir es parte de la lucha por la supervivencia".

Los prejuicios forman parte también de esta lucha y se mantienen porque, por razones de supervivencia, nadie se atreve a contradecirlos.

Los tribunales, estando obligados a estudiar los casos razonadamente y con pruebas, pueden depurar los prejuicios de la sociedad. En caso contrario, la justicia será víctima de estos prejuicios.

Por lo tanto, es muy importante que no transijamos ante la violación del principio de igualdad ante la ley: produce INDEFENSIÓN generalizada.

El Estado que no respeta sus principios se convierte en ciego.

La unidad natural de reproducción, tanto física como cultural es la familia o la tribu, que reproducen la vida a partir de las relaciones humanas instintivas, de estructuras naturales.

Cuando la organización estatal debilita estas estructuras, los instintos de conservación de la especie ya no actúan necesariamente a favor de su conservación, sino que pueden actuar a favor de su destrucción, cayendo la natalidad y la educación de los jóvenes, e incluso aumentando su mortalidad.

La organización estatal adelantada ya no puede confiar su supervivencia a los instintos, sino que los tiene que apoyar con el conocimiento y la razón, con el respeto por la libertad de comunicar los conocimientos y recibir una respuesta razonada a las cuestiones que se pueden plantear sobre el funcionamiento de la sociedad.

En caso contrario, ésta puede autodestruirse sin que se sepa por qué.

Resumen:
La sociedad de bienestar avanzada quita al individuo la libertad de razonar, de recibir un trato digno. Se vuelve ignorante y hace sabotaje a la transmisión generacional de conocimientos. Todos lo aceptamos para no ser excluidos y tener que renunciar a su bienestar material.
Con este bienestar material nos compra y procuramos ignorar lo que está pasando, absorbidos en la competencia de unos contra los otros.
La solución es el respeto por los bienes intelectuales, espirituales, y la técnica que lo hace posible a nivel social y administrativo es el respeto por la igualdad ante la ley. _ _ _ Mapa de antigona.org _ Mapa temático de edip.info