Portada del libro El Varón Castrado

Interasantísimo el libro de Díaz Herrera sobre los problemas judiciales de los hombres con pareja femenina.

¡Es un gran paso que salga en España un libro como este! Pero hay que avisar que el autor "ha caído recientemente de la higuera" descubriendo que los varones son discriminados por la "Justicia".

¿Y los 24 constitucionales años (1978-2004) de "Servicio Obligatorio sólo-para-varones"?

¿Cómo es que "nadie vio" que ahí había una flagrante discriminación por razón de sexo? ¿Alguien se ha parado a pensar cómo fueron tratados aquellos que sí se dieron cuenta durante estos 24 años?

¿Por qué los periodistas, y los intelectuales, no se atrevieron a informar sobre esta violación del derecho a la igualdad ante la ley de manera que nos diéramos por enterados?

¿Cómo se "justifica" la censura previa contra el profesorado que impedía informar a los jóvenes sobre sus derechos violados?

Porque no fue sólo este de la mili-sólo-para-varones. Fueron también su derecho al trabajo, rebajado vergonzosamente, el derecho a la vivienda... ¡ah!, y, sobre todo, el derecho A LA INFORMACIÓN y a la EDUCACIÓN en el respeto de los derechos y libertades fundamentales.

¿Cómo se "justifica" la negativa de la administración a corregir los peores resultados académicos y, sobre todo, la mayor inadaptación escolar de los niños respecto a las niñas, a despecho no sólo de la Constitución, sino de las mismas leyes de educación?

Los pueblos que traicionan así a sus niños, lógicamente, están condenados a desaparecer. Y esto es lo que nos pasa desde que tenemos esta democracia corrupta y creída.

El Varón Castrado (de http://www.secuestro-emocional.org/main/VC.htm)

Interesante artículo aparecido en el País, donde José Díaz Herrera presenta su libro sobre un tema tan importante como las víctimas de la violencia de género.

José Diaz Herrera en la Cope sobre su libro El Varón Castrado. Elige entre alta calidad mp3 (10.6MB) / baja calidad mp3 (2.6MB) / baja calidad wma (1.4MB) .

Es un libro que demuestra con datos y estadísticas que no hay un solo maltratador --el hombre-- como pretende el Gobierno sino que se trata de un fenómeno más amplio en el que intervienen mujeres, hijos, cuñados, padres, abuelos.

La obra dedica tres capitulos enteros a demostrar que, entre 2000 y 2005 la violencia doméstica sobre el hombre fue del 40 por ciento y sobre la mujer alrededor del sesenta. Descubre también (es un descubrimiento porque se ha tratado de ocultar sistematicamente) que hay mujeres asesinas en serie al igual que existen hombres que cometen ese tipo de atrocidades.

Sobre la violencia sobre los hijos en el seno del hogar, aporta datos que demuestran que la mujer es bastante más maltratadora, entre otros cosas porque tradicionalmente pasa más tiempo con los menores y que los hijos de padres separados son más propensos a padecer enfermedades mentales.

Se aportan más de mil casos de hombres maltratados de lo 160.000 detenidos con la Ley de Violencia de Género, de los cuales más del 59 por ciento fueron absueltos. El hecho de que, paralelamente la violencia contra la mujer se haya incrementado en más de un cincuenta por ciento y un treinta y siete por ciento de los maridos que asesinan a sus esposas se suiciden, demuestra que la ley es un engendro inutil, una máquina de aniquilar hombres y mujeres y que debe ser suprimida de inmediato.

El autor se recrea en las declaraciones que han hecho el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Caldera, quien afirmó recientemente que en España hay dos millones de hombres maltratadores. "Caldera se equivoca de medio a medio. En la encuesta del 2000, el Partido Popular reconocía que habían 640.000 maltratadores. Posteriormente, en una segunda encuesta del Instituto de la Mujer, en 2002, se "detectaron" dos millones de ellos. Si los datos del PP son ciertos, el ministro de Asuntos Sociales se ha olvidado de sumar los setecientos mil emigrantes que él mismo legalizó. Un cuarenta por ciento, según todas las encuestas, son maltratadores", arguye Díaz Herrera en tono de broma, en un afán de ridiculizar la forma en que se manipulan los datos.

Lo mismo hace con el presidente del Gobierno José Luis Rodriguez Zapatero quien en el Senado declaró hace unos días que según el Consejo de Europa uno de cada cuatro nombres de la Unión Europea es un maltratador. "Aplicando la estadística, ¿Qué dos ministros de su Gobierno son los maltratadores? ¿Qué medas va a tomar usted contra ellos?", afirma el autor del libro.

La justicia es lenta, ineficaz, arbitraria, incoherente, discriminatoria con los acusados,
abusiva, en el uso de la prisión preventiva y depositaria de un poder excesivo.
Demoscopia 1995. El País