Atentado celebrado en Nueva York

Aunque la idea asustará a muchos, Kennedy y Warhol
no dejan de estar relacionados en estos tiempos descentrados.
Cada uno de los dos es, a su manera, lo que se suele llamar un héroe cultural:
una fuerza que define la realidad para las masas;
las masas pueden odiar o querer esa realidad, pero ellos la definen.

Newsweek, 17 de junio de 1968

Poco después de que las ciudades de los Estado Unidos dejaran de humear por los disturbios que siguieron al asesinato de Martin Luther King, y 3 días antes del asesinato de Robert F. Kennedy, otro atentado sacudió Nueva York.

Pero, así como los atentados contra Luther King y contra los Kennedy fueron lamentados por todos los medios de comunicación, el atentado contra Andy Warhol fue ampliamente celebrado. ¡Por fin había sido derribado, a tiros, el último baluarte que se oponía a la nueva evolución de la sociedad americana! Como veremos, aquellos que promovían el asesinato de los padres de familia, como el grupo Up Against the Wall Motherfuckes, lo celebraron en grande: el patológico sueño americano, del que hablan biógrafos de Warhol, ya no tendría ni un crítico, ni un opositor. Asesinados aquellos que definían la realidad, que la racionalizaban, y que eran identificados con el "padre", muchos padres viven ahora una realidad alucinante, como se puede deducir del libro "El varón castrado", que citamos al final.

Los atentados que derribaron a los Kennedy, a Luther King, a Warhol, marcaron el fin de la existencia de líderes culturales y políticos en Occidente. Lo mismo sucedió, al mismo tiempo, con la caída de De Gaulle en Europa. Recordemos que en este tiempo tuvo lugar el "Mayo francés" y el general De Gaulle dimitió, hundido, anonadado, anulado, desorientado. Vivimos en una sociedad sin Padre. Los padres actuales son, cada vez más, sólo padres biológicos, pero no espirituales. Cada vez más los hijos maltratan y hasta pegan a sus padres y a sus madres, o los abandonan. Andy era soltero, y no mantenía relaciones sexuales, pero era un "padre espiritual", un "moralista", como veremos.

Los Kennedy, Luther King, el general De Gaulle, no fueron abiertamente odiados por las masas, pero Andy Warhol, sí lo fue, especialmente por las vanguardias del momento. ¿Por qué? Porque Andy Warhol había puesto el dedo en la llaga, había penetrado el "corazón de las tinieblas", al ataque al Padre como mantenedor y transmisor de valores, que sólo él conocía. Su colaborador Mario Amaya, herido en el mismo atentado, solía decir que él y Andy eran las primeras víctimas del feminismo (americano o de género), que quiere borrar al padre y al hombre de la sociedad.

Podemos decir que el caso de Warhol es el polo opuesto del de De Gaulle. De Gaulle no llegó a comprender nunca qué había pasado, cómo fue que toda Francia se levantó en rebeldía contra el Estado, contra la autoridad. Huyó de París, y, según su seguidor y sucesor, Georges Pompidou, quedó completamente anulado, sin voluntad, a todo respondía que sí.

De Gaulle había subido al poder como héroe nacional, por la misma evolución histórica de la postguerra. No había subido al poder a partir de la nada como lo había hecho, por ejemplo, su antiguo enemigo Adolf Hitler, a partir de sus conocimientos de la acción del discurso hablado y de la propaganda sobre las masas. Hitler había conseguido cambiar la visión de la realidad de las masas. Había creado para ellas una visión ficticia, ilusoria, incoherente con la realidad, a base de propaganda, a base de la palabra.

En cambio, Andy Warhol se oponía a la loca evolución de las masas hacia otra visión de la realidad también ficticia. Después de Warhol, todos somos comediantes. Como dijeron sus seguidoras, Warhol fue el verdadero, el último moralista. Después de Warhol, la sociedad ya no puede admitir a un "verdadero hombre". Tras estos atentados, haríamos bien en recordar aquellas famosas palabras: "¡Jerusalem, Jerusalem, que matas a los profetas! ¡Día llegará en que no quedará de ti piedra sobre piedra!"

Imagen: I shot Andy Warhol, título de un libro, una película y un disco sobre el atentado contra Andy Warhol

Yo
disparé
contra
Andy
Warhol
,

título de este libro,
de una película, y
de un disco sobre
el atentado contra
Andy Warhol
en Nueva York
,
el 3 de junio de 1968.
La "opinión publicada"
suele estar a favor de
la asesina, y en contra
de Andy.

Excepto en el caso
de los biógrafos
de Andy.
=============

============================================

Andy y Hitler: el secreto de la propaganda

Andy Warhol tenía algo importante en común con Adolf Hitler: el conocimiento de la importancia de la propaganda y de la imagen para influir en la sociedad y en las masas, y para obtener la popularidad y el poder. Evidentemente, usó este conocimiento exclusivo en un sentido contrario al de Hitler: así como Hitler lo usó para fanatizar a las masas y apartarlas de la razón y de la libertad, Andy Warhol lo usó justamente para intentar que no se apartaran de ellas, para que no perdieran ni la razón, ni la libertad. Ambos sabían que esto es posible, que nadie puede escapar a la ceguera arrolladora, asfixiante, de los tópicos, de los dogmas dominantes. Pero el resto de los mortales no nos lo creemos. Por esta razón, Hitler no fue frenado, y Andy Warhol no fue apoyado.

Andy tenía su "agente de prensa" al que telefoneaba todos los días para darle noticias de si mismo. Pagando un modesto sueldo a un periodista, se conseguía que cada día publicara un artículo o nota sobe él, manteniendo y aumentando así su fama constantemente. Propaganda y método.

Pintores comerciales: la repetición:
Andy y Hitler tuvieron, de jóvenes, una experiencia común: ambos fueron pintores dedicados a la propaganda comercial. Aprendieron bien la eficacia de esta propaganda. "Propaganda y método", propaganda y método, decía Hitler. Y repetición. "Una mentira repetida mil veces, es una verdad", dice el pensamiento nazi. Fuera de Warhol y Hitler, prácticamente nadie se cree lo que se puede conseguir con la repetición y con la simplicidad. Agunas de las más famosas obras de Warhol consisten en la repetición de una misma imagen simplificada.

Pensamos que somos como los amos de nuestro pensamiento, pero estamos equivocados. Nuestro pensamiento es muy vulnerable a la repetición de las mismas ideas, por estúpidas que estas sean. Por más que estén en flagrante contradicción con la realidad. Hitler dice que hay que fanatizar a la población, pues los argumentos, los razonamientos, no pueden nada contra el fanático: "-Al fanático, sólo se le puede detener por la fuerza", -decía Hitler. Para Hitler, bastaba que hubiera unos pocos que pensaran al frente de una multitud de millones de borregos fanáticos, que se mueven por instintos. Y Andy Warhol vivió en una sociedad que se estaba convirtiendo en un montón de borregos sin ni siquiera ninguna cabeza pensante al frente de ellos: era la decadencia americana.

Ciertamente, no podemos decir que los últimos presidentes americanos hayan sido grandes intelectuales, ni que hayan sido asesorados por ellos. Lo sabemos aunque no notemos la falta de pensamiento racional. No lo notamos por el mismo hecho de estar totalmente sumergidos en un mar de mensajes y convicciones irracionales.

Cuadro famoso de Andy: 25 Marilynes coloreadas

VEINTICINCO MARILINES
COLOREADAS

Obsérvese que también
en la portada del libro
anterior aparece la
repetición de la asesina:
la repetición es el símbolo
de Andy Warhol
y del poder de la
propaganda,
así como el método
de Hitler
===============

Andy Warhol y la misandria americana:
Warhol vió que la avanzadilla de la decadencia cultural americana era la misandria, la humillación del sexo masculino ante un teóricamente superior sexo femenino.

Según esta tradición puritana americana, el varón vive dominado por el deseo de la carne, mientras que la mujer es toda espiritual, más moral, más elevada, y sólo excepcionalmente se puede parecer al hombre porque éste la corrompe. La relación sexual con un hombre es siempre una violación, bien sea por la existencia de la fuerza y la coacción, bien sea por corrupción, como el hombre que tiene relaciones con una menor, aunque no haya coacción, sino sólo engaño y abuso. Así es con todas las mujeres, aunque no sean menores. Para estas feministas puritanas, la mujer siempre es inocente como una menor, y el hombre un abyecto abusón de la inocencia.

Frente a ello, Andy Warhol decidió no tener relaciones sexuales. Comportarse como si fuera frígido y hasta homosexual. De este modo, les rompía los esquemas a las "feministas de género", como se las llama ahora. Para ellas, el "macho" era el "buey mudo", el "gran mono", la "bestia", la "fuerza bruta", y, más corrientemente, el "CERDO". La sexualidad del "cerdo" era siempre "brutal", "egoísta" y, como hemos dicho, una violación.

En cambio, la sexualidad femenina era "suave", "afectuosa" y "gentil". Porque ellas son más espirituales, conscientes y elevadas, mientras que el "macho" es mucho menos elevado, ético y consciente. Ésta es la esencia del mito.

Portada del libro "TODOS LOS HOMBRES SON UNOS CERDOS Y MERECEN LA MUERTE", de Sonya Steinem, famosa feminista. Nadie protestó cuando apareció en los escaparates de las librerías, a finales de los 80.

Warhol: el último "dandy"

Por lo tanto, la única manera radical para librarse de esta difamación era renunciar a la virilidad en lo que se refiere a desear a las mujeres, que no sienten estos bajos deseos masculinos si no es por la malvada influencia corruptora de los hombres.

Por lo tanto, el hombre que tiene deseo y relaciones con las mujeres difícilmente puede librarse de la acusación de "corruptor", y, por lo tanto, de "violador". La única salida para un hombre que quiere ser famoso y polémico es, por lo tanto, cortar por lo sano y renunciar a relaciones sexuales con mujeres.

"-Las relaciones sexuales no valen la pena. Son demasiado humillantes", -decía Andy.

Andy Warhol, el último dandy, escapa la la humillación del deseo y de la necesidad. A la pérdida de la autoestima por un posible amor desdeñado o insultado, convertido en abuso de poder ilegítimo y de violación. Se hace invulnerable, se cierra, se aísla. Pero, al mismo tiempo, es atractivo, especialmente por su fama, fruto de la propaganda y de su resuelta personalidad. Y, desde luego, porque es sexualmente inaccesible para las mujeres.

Se ama y le aman. Es el narcisismo masculino, antítesis de la imagen misándrica del hombre que desea y es despreciado por las mujeres... y por los mismos hombres deseosos de ganarse los favores de ellas, "defendiéndolas" de los demás hombres...

Retrato de Andy joven, 4 años antes del atentado

Andy Warhol,
4 años antes
del atentado

Pasividad femenina no tolerada

Pero el éxito de su estrategia, que podríamos llamar de pasividad femenina, de exhibirse sin dejarse tocar, como en el ideal femenino, significó también su caída. Su caída en el paroxismo de su éxito, pues evidenció que la mujer no sólo es capaz de tener deseo como los hombres, sino que es capaz de la mayor violencia si no es correspondida. La mujer no acepta el rechazo del contacto carnal, no está educada para ello. Tiene todo el derecho de rechazar, en ello consiste su "virtud" tradicional, pero no soporta ser rechazada, no "es hombre" quien la rechaza. Por lo tanto, el ideal de hombre actual tiene una contradicción en si, además de la contradicción evidente con la igualdad de la mujer: ¡¡¡qué más quisieran los hombres, que las mujeres no pudieran decirles que no!!!

Por esta razón las seguidoras de Warhol no se extrañaron cuando Valeria Solanas lo abatió con sus disparos. Por ejemplo, su seguidora Gretchen Berg dijo:

Me di cuenta al instante de que Valerie había disparado a Andy por amor, y la comprendo perfectamente, porque yo había sentido lo mismo. Era una reacción intensa: sentías una gran emoción hacia Andy, y, por algún motivo, no te resultaba posible llegar a él. No te daba lo que necesitabas. Yo lo dejé. Ella disparó.

Andy fue dado por muerto al llegar al centro hospitalario. Pero otro herido por Valeria, Mario Amaya, gritó que era muy rico y famoso y los médicos, aún sin esperanza, intentaron salvarle la vida. Y se salvó y vivió todavía bastantes años, hasta los 58, aunque nunca se recuperó totalmente y murió de una manera inesperada.

Versión original del libro
de Sonya Steinem.
En realidad, lo que sucede
es que las mujeres no se
encuentran con un sexo
opuesto que les niega la
relación sexual:
no se quedan deseando
sin poderla consumar.

Valeria Solanas
fue una excepción.

Policía alienada:

A pesar de que Warhol había estado investigado por la policía, hubo una gran confusión de parte de ésta. La policía no atendió a los testigos y se los llevó detenidos, al tiempo que la autora resultó libre hasta que se entregó a un guardia de circulación, declarando que Andy "la controlaba demasiado". Cierto, el "inaccesible" dandy ejercía sobre ella un control parecido al que las mujeres suelen ejercer sobre los hombres.

Valerie sonrió a los periodistas y se remitió a su "Manifesto" al ser preguntada por sus motivos. A pesar de ello, la policía declara "no conocer los móviles".

La policía, y posteriormente, la Justicia,
pusieron en evidencia su incapacidad
para investigar, comprender y juzgar
este tipo de delitos.

Son los delitos en los que no sólo los
autores se sienten con todo el derecho
de actuar criminalmente, sino que, por
lo menos, una parte de la sociedad los
apoya, mientras el resto, incluídos los
poderes públicos,
o bien les apoya
también, o bien permanece pasiva, sin
comprender nada.

Autoexaltación la autora ante el juez
Valerie Solanas gritó ante el juez Getzoff: "Warhol me tenía atada de pies y manos"."Hice bien en hacer lo que hice", y "¡No tengo nada de que lamentarme". Pero el juez vió que esto último podía ser usado en su contra y ordenó al taquígrafo que no lo incluyera en el acta.

Estas declaraciones coinciden con lo que hemos dicho antes y con el titular del Daily News: "Actriz dispara a Andy Warhol; grita: "Controlaba mi vida".

Exaltación ante el Tribunal Supremo de Nueva York
El 13 de junio, Valerie compareció ante el Supremo. Acompañada de dos representantes del NOW (Organización Nacional de Mujeres), cuya presidenta en Nueva York declaró que "la historia recordaría sin duda a Valerie como la gran campeona de los derechos de la mujer", y una conocida abogada, Florynce Kennedy, que dijo que Solanas era "una de las portavoces más características del movimiento feminista". Y alegó que se estaba tratando a us clienta con prejuicios por ser mujer y pidió el "habeas corpus", dicendo que su clienta estaba recluída ilegalmente en un departamento de psiquiatría. Pero el juez Thomas Dickens volvió a enviar a Solanas al hospital. El 28 de junio fue oficialmente acusada de intento de asesinato, agresión y tenencia ilícita de armas de fuego.

Andy Warhol y Mario Amaya solían decir que eran las primeras víctimas del feminismo.

El grupo extremista Up Against the Wall Motherfuckes (=Folladores de madres al Paredón) publicó un panfleto titulado "Valerie Vive", en el que calificaban a Warhol de "fascista de plástico" y a Valerie de "una chica con huevos". Nada extraño, pues Valerie fomentaba el asesinato encubierto de todos los varones, empezando por los padres de familia, los "más perjudiciales de todos". Los padres de familia, antes puestos en el pedestal, y entonces llamados "folladores de madres". Y ahora machaconamente tildados de asesinos de mujeres por los medios de comunicación, especialmente por los oficiales. Lo que demuestra hasta qué punto las consignas de la misandria americana han pentrado en el poder, hasta qué punto el destructor "corazón de las tinieblas" se ha extendido por el mundo desde que Andy fue abatido.

Pero entre los muchos artículos que atacaban a la víctima de este atentado, el que a Andy le pareció más cruel fue el publicado por el TIME, con el título "ABATIDO POR SCUM". Empezaba por acusarlo de fotografiar la depravación y decir que era verdad.

Valeria Solanas instiga el asesinato
encubierto de los varones,
especialmente los padres de familia,
policías y militares, en su
célebre "MANIFESTO".
No es necesario decir al lector
que el dinero público se ha prodigado
para su exaltación y difusión, y
que nadie ha protestado por ello.

Matando a los profetas
También los profetas denunciaban la depravación. Pero matando a los profetas no conseguiremos detenerla, sino sólo esconderla durante un tiempo. Bien al contrario, conseguiremos dejar que se extienda por todas las instituciones, que impregne toda la clase política, que inutilice a todos los intelectuales, a todos los medios de comunicación, a todos los sacerdotes. Que todos se entreguen a una perversa comedia desligada de la realidad, como pasó en el caso de Adolf Hitler, pero sin tener ningún lider destacado, sin tener un conductor, a "tumba abierta".

Hay que respetar la Palabra, y no matarla. Como está escrito, "En un principio era la Palabra. Y la Palabra estaba en Dios y la Palabra era Dios". La palabra es poderosa. Pero ahora, nadie lo entiende.

¿Y cuál era la palabra incómoda de Warhol? ¿Qué era lo que no se le podía tolerar? ¿Qué depravación fotografiaba?

Warhol fotografiaba la realidad que todos esconden, la palabra de los santos, la sabiduría de los profetas, los delirios de los locos.


SCUM por el mundo:
una de las pintadas en Barcelona,
en Ramblas y Pelayo, 8/3/2007,
día de la mujer trabajadora.

El hombre maltratado:

En las vísperas del atentado, Warhol había terminado la película que habría de tener mayor trascendencia: "Cowboys solitarios". Andy consideraba la prostitución masculina como un drama de clase. Es un tema mal visto en los tiempos actuales, pues se supone que sólo las mujeres son víctimas de humillaciones y vejaciones sexuales. No podemos contradecir esta suposición "políticamente correcta".

Pero la verdad es que los prostitutos masculinos marginales lo tienen mucho peor que ellas para ganarse la vida. Las jóvenes prostitutas pueden ganar mucho más con su profesión que con otra profesión corriente y reunir bastante dinero en poco tiempo. Algunas, si consiguen una buena clientela, hasta prefieren la prostitución para satisfacerse sexualmente que ligar con los compañeros de la Universidad, por ejemplo. Porque el hombre que hace el sacrificio de pagar las valora más. No es excepcional el hombre que se muestra agradecido a las prostitutas porque le brindaron la única posibilidad de tener relaciones sexuales de vez en cuando en los tiempos difíciles.

Pero esto, evidentemente, no se puede aceptar hoy día. Antes, todavía se aceptaba que los hombres solteros fueran de vez en cuando con prostitutas. Era corriente que un hombre no pudiera alcanzar el bienestar económico suficiente para la boda hasta una edad bastante madura, y se suponía que no podía acostarse con las solteras y que no debía hacerlo con las casadas (que hasta era delito). Pero ahora no se acepta que los varones puedan tener dificultades de ningún tipo en relación con las mujeres y, por lo tanto, no se considera que pueda darse el caso de que un varón pueda verse privado de tener otras relaciones sexuales, en estos tiempos de "libertad sexual". Pero, en realidad, bastaría con que un varón se desmarcara de esta comedia oficial sobre el sexo para que perdiera sus relaciones sexuales si las tiene o le fuera prácticamente imposible obtener alguna si no las tiene. Excepto, claro está, la prostitución. Por esta razón, claro está, todos los hombres se suman a esta comedia oficial.
Una versión edulcorada de "Cowboys solitarios" fue llevada al cine muy pronto, por la FOX.
Se trata de "Cowboy de medianoche", versión individualizada, pero "intensa y compasiva", según la crítica, del film de Warhol. El protagonista, Jon Voight, es un joven rural que pretende ganarse la vida consolando a mujeres mayores faltas de amor, y más bien se encuentra con mujeres sádicas que pretenden arañarlo y humillarlo. Por lo menos refleja, en contra del pensamiento único oficila, que la vida de los hombres no es siempre fáci ni de color de rosa, ni las mujeres estos angelitos sin tacha, sensibles y ansiosas de puro amor.


Año: 1969
Director: John Schlesinger

Intérpretes: Dustin Hoffman,
Jon Voight, Brenda Vaccaro,
John McGiver, Ruth White,
Sylvia Miles, Barnard Hughes

Oscar® a la Mejor Película,
Mejor Director y Mejor Guión.
Nominaciones a los actores.

Extensión del mito misándrico americano a todo Occidente:

El mito misándrico tiene una versión más "oficial" y extendida que la de las feministas de género: es el mito de que los hombres lo tienen todo fácil en la vida, mientras que las mujeres lo tienen todo más difícil y les cuesta más esfuerzo sobrevivir, son "olvidadas", no reconocidas, asesinadas, oprimidas, etc. Además de que son incapaces de maldad y de que sólo desean amor puro, claro. Es el "Pensamiento Único", el "políticamente correcto".

Por esta razón, por ejemplo, cuando en 1979, la administración encargó a un profesor universitario, Ramon Draper Miralles, un estudio sobre la prostitución femenina en Barcelona, evidentemente el estudio fue secuestrado. Lógico, pues los poderes públicos no pueden aceptar la verdad sobre la prostitución, ni masculina, ni femenina. Sólo pueden aceptar algunas verdades parciales, que les van bien para su "mito oficial", como es el caso de las mujeres engañadas y coaccionadas por las mafias. Mafias que lo tienen fácil con la tolerancia oficial con el delito, claro.

Un libro que detalla las últimas consecuencias de este mito es "EL VARÓN CASTRADO", de José Díaz Herrra. Pero estas últimas consecuencias no son las más trascendentes. Para éstas, el libro sale con 30 años de retraso en España, además de no tenerlas presentes.
De todos modos, es una lectura que recomendamos fervientemente, pues detalla las últimas violaciones de los derechos de los ciudadanos. Sólo hay que tener en cuenta que ignora las primeras, las perpetradas, sobre todo, a partir de 1977. http://edipo.info (continuará)
Otra bibliografía: Warhol, Victor Bockris, AriasMontanoEditores; Andy Warhol Superstar, Stephen Koch, y Diarios, Ed. Anagrama; Mi filosofía de A a B y de B a A, Tusquets.