DENUNCIAS ¿tiene sentido presentarlas?

Como se explica en ESTATUTOS, la asociación Edip Rei se fundó por consejo de unos abogados ante la mala disposición general de la "Justicia" para respetar los derechos fundamentales de los ciudadanos, especialmente los de no discriminación por razón de sexo y a la vida de los varones, incluidos los niños en su educación. Eran los años 1990-92.

Lo de los niños es muy importante para Edip Rei: si los niños no son educados en el respeto de sus derechos, es difícil que los derechos se respeten en el futuro. Por ejemplo, los universitarios son acérrimos enemigos de que sus derechos se respeten. Negando sus derechos como varones, creen que "luchan contra el patriarcado" y "contra la violencia machista" .

Pero, además, y esto es también muy importante, ser educados en el desprecio de sus derechos es ser educados EN EL PROPIO DESPRECIO DE SI MISMOS. Por esto no les preocupará su autodestrucción, ni, sobre todo, la ausencia de descendientes: son los malos como "machistas", pero TAMBIÉN como pueblo opresor.

Este hecho, la "vergüenza de ser varón inculcada en la educación" es el tema central del libro "IRON JOHN", publicado por Plaza & Janes en 1992. Fue un best-seller en Estados Unidos, pero aquí tuvo que ser saldado, pues los intelectuales arremetieron contra él tachándolo de "machista". Posteriormente se han hecho varias ediciones, sin relacionarlas con el feminismo, que no han sido atacadas.

Así, IRON JOHN dice:

Cada vez hay más pasividad en los hombres, pero también más ingenuidad. El hombre ingenuo se enorgullece de ser atacado. Si se le llama "chovinista", "sexista" o "machista", no se defiende, lo asume. Encaja los ataques y cree que su postura es valiente y adelantada". (IRON JOHN, p. 72)

La pasividad se incremente con cada "producto" generado por el sistema educativo. (Iron John, p. 67)

Podéis descargarlo en: http://www.cuantolibro.com/desc-redirect.php?id=17658&l=7679

¿Presentar denuncias?

Ya decimos en ESTATUTOS que los abogados, ya a principios de los 90, nos desaconsejaron presentar querellas por estas violaciones de los derechos, pues el gasto y el esfuerzo que ello supone no se corresponde con la efectividad que se puede esperar (incluso, ¡en el caso de ganar los pleitos!). Si "aquellos que cortan el bacalao", dijeron, están en contra del respeto de nuestros "Derechos Fundamentales", poca cosa podemos hacer...

A nivel individual sí que puede servir alegar los derechos fundamentales masivamente violados. Por ejemplo, a los "insumisos" podía servirles perfectamente alegar su discriminación por razón de sexo. En este caso, los tribunales no los condenaban (según parece) y el ministro de "Justicia" se cogía un berrinche de aquí t'espero diciendo que eso era "un mal precedente", ya que el mozo que se había acogido a su derecho de no ser discriminado era "insolidario", etc. Pero las mujeres no eran "insolidarias" por no querer hacer la mili. Ni tampoco, y esto es MUCHO, MUCHO MÁS IMPORTANTE, "no eran insolidarias" por no querer que se mencionaran las discriminaciones de los varones, SINO SÓLO LAS SUYAS, las de las mujeres. ¡Hay que ser galantes, coño! -es lo que les faltó decir a los ministros de "Justicia".

A pesar de ello y, sobre todo, a la vista del escaso resultado del método que nos aconsejaron los abogados, es decir, el de crear una asociación para buscar a "alguien" sensible a la violación de los derechos, Edip Rei ha presentado denuncias. De las gratuitas, claro, para no tirar el dinero. Primero la presentamos a la "Oficina per la Igualtat" de Barcelona, denunciando especialmente la discriminación de los niños en su educación, adjuntando documentos como los que aparecen en la columna EDUCACIÓN del Mapa Temático.

Semanas más tarde, nos telefonearon desde la "Oficina per la Igualtat" diciéndonos que la envergadura de nuestra denuncia sobrepasaba sus competencias, por lo que nos aconsejaban presentarla al "Síndic de Greuges".

Por problemas de trabajo y de salud, y también por desacuerdos entre los socios sobre lo que era preciso hacer, tardamos años en presentarla, esta vez dirigida más bien contra la nueva ley de la Violencia de Género, denunciando sobre todo la ignorada sobremortalidad masculina, además del tema de la educación. Era ya el 10 de enero de 2007, como puede verse en el sello del Síndic en la 1ª página escaneada de la denuncia. Ver también Maridos golpeados

El resto del documento puede verse en Menyspreu de la vida (Desprecio de la vida, falta el sello). Esta denuncia iba acompañada de abundantes documentos sobre la sobremortalidad masculina y sobre la discriminación de los niños varones en su educación, como los que aparecen en nuestro web.

También al cabo de unas semanas nos contestaron diciendo que tampoco el asunto era de su competencia, pues esta ley es estatal. Nos aconsejaron, por lo tanto, hacer la denucia ante el Defensor del Pueblo estatal.

Pero la división entre los socios y la recomendación de que la hagamos muy bien hecha, con mucho asesoramiento de abogados, etc., para que no falle esta vez, ha retrasado su presentación.

Mientras tanto, hemos presentado una petición ante la Fundación Reina Sofía, basada en la violación general de los derechos, relacionándola con la sobremortalidad masculina y con la caída de la natalidad desde el inicio de la democracia. Unos meses más tarde, nos contestaron muy amablemente que agradecían la teoría sobre las causas de la caída de la natalidad. Pero nada decían de la violación de los derechos ni de la gran mortalidad juvenil masculina.

Paralelamente, hemos colaborado con otras asociaciones en la presentación de querellas ante los tribunales europeos, por violación de los derechos de los ciudadanos. Concretamente, nuestra participación ha ido dirigida a llamar la atención sobre la anormal mortalidad juvenil masculina. http://www.galeon.com/edip/Denuncies/MenyspreuVida.pdf

División entre los socios:

Entre los socios se ha extendido la convicción de que los "Poderes Públicos" conocen perfectamente que violan los derechos, pero que les importa un rábano, que nosotros no les importamos nada y el país, sea Catalunya, sea España, tampoco. Que sólo actúan por los votos, por el poder, para ellos mismos.

"SABEN, o NO SABEN", ésta es la cuestión. Ellos siempre han dicho que "NO SABEN", cuando hemos podido preguntarles. Políticos, intelectuales, periodistas, catedráticos, abogados, etc. que hemos contactado en todos estos años, nos han dicho o han dado a entender, que no saben nada de la violación de los derechos.

Pero ¿quién puede creerse que nunca supieron nada de que había una discriminación por razón de sexo en el "Servicio Obligatorio sólo-para-varones", por ejemplo? ¿O que siempre han creído que si los hombres tienen 7 u 8 años menos de esperanza de vida es porque son más débiles? ¿O que en el 95% o más de los casos de separación es la madre la que merece la custodia de los hijos? ¿O que este 95%, o el hecho de que haya 20 veces más de hombres en las cárceles (Europa), o la misma obligación de la mili se deben a que los hombres son peores, los únicos capaces de matar sin motivo "justo"?

Sí, es difícil de creer que no se den cuenta de estos prejuicios y de otros, como el de que los niños fracasan más que las niñas en la escuela porque son menos inteligentes, menos inclinados, por su naturaleza, al estudio, etc.

Sí, es difícil de creer que ninguno de nuestros dirigentes se dé cuenta de estos prejuicios sexistas. ¿Los tienen verdaderamente? O están fingiendo para ganar votos... ¿O, simplemente, fingen por servil fidelidad a las consignas del Partido?

Los socios que están seguros de que nuestros dirigentes mienten cuando afirman que no saben nada de la violación de los derechos, que no se habían dado cuenta de nada, parecen tener razón. Sin embargo, debemos hacernos una pregunta: aquellos que NO SON DIRIGENTES, ¿dan signos de saber algo? Vemos que, en general, tampoco. Y no sólo aquellos que son ignorantes, SINO TAMBIÉN LOS PROFESIONALES. Por ejemplo, los abogados no han dado signos de saber que había una discriminación por razón de sexo en el "Servicio Obligatorio sólo-para-varones". En los juicios contra los insumisos, "no se acordaban" del artículo 14 de la Constitución.

Pero los médicos y los biólogos tampoco tienen ningún interés en pronunciarse sobre la supuesta inferioridad biológica de los varones que supuestamente determina su menor esperanza de vida. Ni los psicólogos y psiquiatras se pronuncian tampoco sobre la supuesta debilidad psíquica que determina que el índice de suicidios entre los varones sea casi el triple que entre las mujeres. O su supuesta inferioridad o disposición intelectual, que determina su mayor fracaso escolar.

ESTOS PREJUICIOS CONTRA OTROS COLENCTIVOS SUPONDRÍAN LA FULMINANTE MARGINACIÓN DE QUIEN LOS INSINUARA. Sin embargo, cuando son contra los varones DETERMINAN LAS LEYES Y LAS ACCIONES Y, SOBRE TODO, LAS OMISIONES DE LOS PODERES PÚBLICOS.

Y así indefinidamente: TODOS CONTRIBUYEN A QUE PAREZCA QUE SÓLO TIENEN INCONVENIENTES LAS MUJERES, Y QUE LAS DESVENTAJAS DE LOS VARONES SON DEBIDAS A SU INFERIORIDAD BIOLÓGICA, NUNCA A CONDICIONES O DISCRIMINACIONES SOCIALES QUE PUDIERAN CAMBIARSE.

Por lo tanto, las discriminaciones y laS desatenciones hacia los varones SON GENERALES, SOCIALES, y no sólo de nuestros dirigentes. Nos encontramos ante el caso de una FARSA SOCIAL. Últimamente, está tomando una cierta envergadura un grupo que se ha dado cuenta de que los varones también pueden estar discriminados, desfavorecidos social y judicialmente. Son los padres separados. Sin embargo, en su mayoría, no se dan cuenta de que esta farsa existía ya desde antes de que les afectara a ellos personalmente. Y EN CASOS DISTINTOS AL SUYO. Es muy importante que este colectivo exista. Pero les limita mucho no tener una visión más amplia y general del problema, pues resolver sólo su caso personal o sólo aquellos casos que son iguales al suyo no es querer la igualdad ni la justicia. Es quererla SÓLO para su caso.

CUSTODIA COMPARTIDA

La reclamación más general de los "padres separados" es la CC, la Custodia Compartida. Si los jueces puden elegir "libremente" entre dar la custodia al padre, a la madre, o compartida, en el 95 % de los casos se la dan a la madre, pues la presión social determina que se inclinen por la madre si esta no presenta una evidente incapacidad.

Si los jueces fueran obligados por ley a dar la Custodia Compartida siempre que no hubiera razones contundentes que la desaconsejaran, los hombres no serían víctimas de una desigualdad tan severa respecto a la relación con sus hijos. Esto, A PESAR DE LA PRESIÓN SOCIAL CONTRA LOS HOMBRES.

Por lo tanto, lo que se quiere es esta ley. Hasta tal punto de que hay quienes no quieren que también se denuncien las denuncias falsas, a pesar de que son el maltrato más severo que generalmente sufren los hombres. Con la excusa de "no dispersar esfuerzos".

Sin embargo, a la larga, oponerse a denunciar las desventajas o discriminaciones de los varones en general es negativo, pues contribuye a que persista su mala imagen y, por lo tanto, la presión social contra ellos. La única manera de neutralizar esta presión social es denunciarlo todo, no callarse. Aunque pueden establecerse prioridades, claro.

Si la presión social persiste, aunque la CC sea un gran paso, las denuncias falsas, por ejemplo, la pueden neutralizarla en muchos casos, por ejemplo. Y estos casos serán los más sangrantes, pues es peor que a un padre no se le dé la custodia de sus hijos por una denuncia falsa, que lo convierte en un monstruo, que el caso actual, en el que no se la dan simplemente por ser varón.

Ahora, para conseguir la custodia, a las mujeres no necesitan las denuncias falsas. Cuando no puedan obtenerla sin ellas, es posible que se incrementen. Esta es otra razón por la que no hay que bajar la guardia en otros frentes, siendo preciso denunciar TODAS las discriminaiciones contra los varones, sobre todo las que afectan a su imagen en relación a las mujeres, para así caminar hacia el equilibrio que nos puede acercar a la igualdad. http://edipo.info - Mapa Temático

Escribenos si quieres colaborar a hacer denuncias. EdipRei@suport.org . Ap. de corr. 99064/ 08080 Barcelona. Gracias.