Estatutos

La asociación Edip Rei surgió de un peregrinage de abogado en abogado con el fin de intentar, a través de la Justicia, hacer respetar ciertos derechos de los ciudadanos. Eran los años 1990, 91 y 92.

Especialmente, se pretendía tratar por la vía judicial dos derechos violados: el derecho a no ser discriminados por razón de sexo en el Servicio Obligatorio sólo-para-varones y el derecho a la vida, conculcado, por ejemplo, por la promoción y apología del asesinato encubierto de los varones por el libro titulado "Manifiesto de la Organización para el Exterminio del Hombre", popularmente conocido por sus iniciales en inglés, SCUM.(~Cerdos)

A la vista de que la "Justicia" no tenía interés en hacer respetar estos derechos, unos abogados nos aconsejaron crear una asociación con el fin de buscar "alguien sensible" a su violación, y poder tener así un apoyo.

Nos dijeron que era un camino más razonable que perder tiempo y dinero en pleitos que difícilmente nos llevarían a ningún resultado eficaz.

La asociación tomó el nombre de Edip Rei, o sea, Edipo Rey, por la semejanza entre la situación de entonces (y la actual) con la que describe la leyenda: nadie quería investigar unos delitos y unos crímenes que involucraban las más altas instancias del Estado, poniéndolo en peligro.

Asimismo, la asociación pretende lo mismo que hizo el rey Edipo en la leyenda: que estas altas instancias del Estado se investiguen a si mismas: ¿por qué no quieren respetar ni hacer respetar unos derechos que han jurado "respetar y hacer respetar"?

¿Por qué, además, NADIE quiere que estos hechos se investiguen?

Redactamos los Estatutos, pero los abogados nos dijeron que suavizáramos esta intención de pedir que los derechos fundamentales se respetaran, pues dudaban de que, en tal caso, la asociación fuera aceptada en el Registro. Este temor es lógico en un Estado en el que no existe ninguna fuerza política partidaria de respetar los derechos fundamentales de los ciudadanos, que juran "respetar y hacer respetar".

Como precaución, la asociación se fundó primero ante notario el 19 de febrero de 1993.

Poco después, el 1 de mayo de 1994, uno de los abogados nos envió la noticia de que una asociación con fines parecidos a la nuestra no había sido aceptada en el Registro.

Estas violaciones de derechos son públicas y aceptadas por todos. Ciertas cosas "no pueden pasar" porque somos "un Estado de derecho", dicen. Pero si nadie quiere que los derechos se respeten, ¿es verdad que somos "Estado de derecho"?

RESUMEN Y EXTRACTO DE LOS FINES Y MÉTODOS DE LA ASOCIACIÓN "EDIP REI", SEGÚN ACTA NOTARIAL DEL 19 DE FEBRERO DE 1993. La asociación "Edip Rei" tiene por objeto investigar y esclarecer los enigmas que puedan ser las causas profundas de la degradación de la sociedad; evitar que el ciudadano sea engañado; evitar el aislamiento de personas; combatir la irracionalidad y el desprecio por la realidad; fomentar la autocrítica; y, en general, cualquier actividad complementaria a los intereses coadyuvantes a la consecución de los fines perseguidos por la Asociaicón.

No siempre...

No siempre son los hijos de los demás quienes se emborrachan

No siempre son los demás Estados los que violan los Derechos Humanos.

No siempre son los demás partidos los enemigos de la Nación y de los derechos de los ciudadanos.

No siempre son los que tienen otras ideas los que son irracionales.

Es común no conocernos a nosotros mismos. Es común ser los últimos en enterarnos de nuestros propios males.

Milan Kundera, en su novela política La insoportable levedad del ser , se plantea si un dirigente, si un alto responsable, es inocente sólo por ser tonto. Cuando se destapó lo de Stalin, los asesinatos judiciales, etc., los que ocupaban el poder entonces respondían: ¡No sabíamos! ¡Hemos sido engañados! ¡Creíamos de buena fe! ¡En lo más profundo de nuestra alma, somos inocentes!

La polémica se centró entonces en si no sabían o si sólo aparentaban no saber. Pero Kundera dice que la cuestión fundamental no era si sabían o no sabían, sino : ¿es inocente el hombre cuando no sabe?, ¿un idiota que ocupa el trono, está libre de toda culpa sólo por ser idiota? (Quinta parte del libro).

Claro, en principio, si no sabemos que actuamos injustamente, somos inocentes, por lo menos desde el punto de vista ético. Pero si en los supuestos que nos hacen actuar así aparecen puntos sospechosos, inexactitudes, mentiras, ¿somos también inocentes si no los investigamos?

No te niegues a hablar de ciertos asuntos...

Foto de una linda chica, propaganda del Ministerio de Sanidad: NO SIEMPRE SON LOS HIJOS DE LOS DEMÁS QUIENES SE EMBORRACHAN LOS FINES DE SEMANA. HABLA CON TUS HIJOS.

Kundera señala que Edipo no se sintió inocente . Si por culpa de nuestro desconocimiento, se hacen terribles injusticias, si se pierde gran parte de la población, ¿somos inocentes?

Sobre todo si durante todo el tiempo nos hemos negado a saber , pensando que ya lo sabemos todo, ¿somos inocentes? Si no nos hemos molestado en investigar las anomalías que tienen lugar estando nosotros en el poder, ¿somos inocentes?

¿Somos inocentes por ser terriblemente crédulos e ingenuos... con nosotros mismos? ¿Si no hemos utilizado la inteligencia ni los medios que se nos han dado para saber la verdad?

EX LIBRIS DE SIGMUND FREUD: Edipo ante la Esfinge y una inscripción en griego entre ellos.

EL QUE LOS FAMOSOS

ENIGMAS SABÍA

TAMBIÉN ERA

EL MEJOR

VARÓN

http://edipo.info/mapatem.htm