La esperanza de vida de los varones es deficitaria respecto a la de las mujeres en todos los países desarrollados, y este déficit tiende a aumentar con el tiempo, tal como comenta Marvin Harris en su obra "Nuestra Especie".

Tal como comenta también Marvin Harris, este déficit parece pasar inadvertido para todos los pensadores y políticos, lo cual es especialmente sorprendente en una época en la que se exige la "igualdad".

Puesto que la igualdad en esperanza de vida no se reivindica, tampoco se investiga a qué se debe esta creciente mortalidad prematura de los varones, ni se le intenta poner remedio, ni se critica que en unos estados sea mucho mayor que en otros.

Es, pues, evidente, que depende de las poíticas de los estados, pero estas políticas no se intentan modificar en el sentido de minimizar estas elevadas mortalidades, que se dan en los varones jóvenes.

Si no se intentan evitar, será porque NO SE QUIEREN EVITAR. O sea, porque, por razones que no se dan a conocer, estas muertes interesan, y, tal vez, más a unos Estados que a otros.

Obsérvese en esta gráfica del Anuario Estadístico de 1970 que las sobremortalidades masculinas mayores se dan en los Estados más "avanzados", o sea, en las 2 superpotencias, la Unión Soviética y los Estados Unidos.

En el extremo opuesto, Israel presenta la menor sobremortalidad masculina. Es evidente que, siendo Israel un Estado seriamente amenazado desde el punto de vista militar, tenía especial interés en preservar la vida de sus varones jóvenes, pues sobre ellos recae el esfuerzo de hacer efectiva dicha defensa.

En cambio, en Estados que se sienten más seguros, la destrucción de sus jóvenes varones les tiene sin cuidado.

Ver: 1985, 1994 (Esp. et Français)

Mapa web    Mortalitat jovenes Esapaña.pdf  En catalán

Con gráfica