LA MUERTE EN LOS JÓVENES

Desde finales de los 80, somos el Estado con mayor mortalidad juvenil de Europa (Cat). Y no por poco: según La Vanguardia del 2-3-97, ya en 1994 era ¡un 532% más alta que la media europea! (Gráfica de la investigación)

Y acababa de duplicarse en Barcelona, según este mismo diario. ¡Pero no sólo en Barcelona, sino que había pasado casi lo mismo en el conjunto de España!

Un aumento de mortalidad que debe tener una causa que ha actuado en todo el territorio estatal, como el Gobierno, por ejemplo.

Una cosa que NO DICEN los medios de comunicación es que este aumento de la mortalidad juvenil ES CASI TODO MASCULINO.

UN ESCALÓN EN LA MORTALIDAD MASCULINA:
Si observamos la evolución de las mortalidades con la edad, vemos que en la masculina se produce una fuerte subida en escalón a partir de los 14-15 años de edad, que no se produce en la femenina. Este escalón es el que se duplicó a finales de los 80.

Es curioso que este escalón que afecta sólo a un sexo no se tenga en cuenta en las "políticas de igualdad" (¡¡¡JO!!!).

La vida debería ser importante. Sin embargo, "OFICIALMENTE", los varones no tienen "ninguna dificultad", todo lo consiguen con menor esfuerzo, no sufren discriminaciones, etc. ¡Menuda hipocresía!

Como las desventajas, los problemas y las discriminaciones de los varones no se tienen en cuenta, SE SIGUEN VIOLANDO LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS EN LAS ESCUELAS, sin tener en absoluto en cuenta las dificultades específicas que tendrán en la vida por el hecho de ser varones. Dificultades que, CADA VEZ MÁS, les llevan a una muerte prematura en grandes masas, como puede verse en esta denuncia del FMI.

Este "olvido" discriminatorio por razón de sexo, que obedece a la idea machista de que los varones, ni que sean niños, no necesitan atención, ni derecho a la ley, por lo menos merece el calificativo de NEGLIGENCIA CRIMINAL. Por lo menos...

Escalón Mortalidad

Es curioso que hasta los "especialistas en juventud" nieguen estas diferencias de mortalidades, e, incluso, que no se comenten en trabajos como el citado de La Vanguardia (!!!???).

Es COMO SI NO SE PUDIERA SABER. De todos modos, el Anuario de Estadística del Estado (1993), sí que lo comentaba, que es de donde se ha obtenido esta gráfica.

Decididamente, hay una poderosa razón que nos hace olvidar los problemas de los varones jóvenes. ¿De qué razón se trata? Es un ENIGMA. El enigma de Edipo.

 http://edipo.info

Esta PODEROSA RAZÓN es fácilmente explicable en el caso de los varones: ellos salen beneficiados con la eliminación de sus competidores, por lo que es lógico (pero no ético) que no quieran evitar su muerte.

Pero, ¿cómo es que las mujeres tampoco dicen nada? Ellas no resultan beneficiadas con la muerte de tantos jóvenes varones. Es más, todos ellos son hijos suyos que, en general, mueren antes que sus madres.

Se dice que los hombres tienen el cerebro en cierto sitio. Pero, ¿dónde tienen el cerebro las mujeres? Todo indica que tampoco es en la cabeza, al contrario de lo que insinúa esta ilustración.

Aunque tal vez la clave es que sólo piensan en ellas mismas, pero primitivamente, sin reflexionar. Por esto no les importa que mueran tantos jóvenes varones, sin pensar que sus propios hijos están en peligro, y que de mayores estarán más solas, pues los hombres de su edad ya estarán muertos.

La soldado Lynnie England abusando de un prisionero en Abu Graib, Irak. En donde tienen el poder, las mujeres no son menos crueles que los hombres.

Pero, además, no son conscientes de que están haciendo nada malo: fueron las mismas torturadoras las que difundieron las fotografías de sus "hazañas", algo que los hombres raramente hacen, pues son más conscientes de que hacen algo reprobable. Esta misma falta de consciencia tienen con sus prejuicios contra los varones, y en la despreocupación por ellos y por todas las desventajas y violaciones de los derechos de ellos: para ellas, sólo existen las propias desventajas, no son conscientes de la aceptación de los prejuicios contra los varones, ni de la banalización de sus desventajas.

Pero hay otra razón para este "olvido". Escribe a Édip Rei.