¿Negligencia criminal o asesinato de muchos?

En la 2ª mitad de los 80 se produjo un espectacular aumento de la mortalidad de los jóvenes, reflejado en este estudio realizado en Barcelona. (Pero que también se produjo en todo el Estado)

Si, como dice el artículo, en 1994 la mortalidad de los jóvenes en España era ya un 532% más alta que la media europea, sería como para estar preocupados...

Pero parece que nuestros dirigentes ni lo tienen en cuenta, ni les importa. Esta frescura se contradice con su enfermiza preocupación para que los niños no se "traumaticen" en su educación, que nuestros dirigentes quieren convertir en una especie de coladero en el que todos puedan pasar curso sin dar golpe, tomando el pelo a los padres y a los profesores, para luego darse el gran batacazo con empleos inestables y mal pagados y pisos por las nubes, algo incompatible con el derecho al trabajo y, sobre todo, a "una vivienda digna" (art. 47 Const.).

¿Por qué a nuestros dirigentes les preocupa tanto, por ejemplo, que los niños que no quieren hacer nada en clase no lleven un 0 de nota a sus padres(*), y, en cambio, no les preocupa que, sobre todo al dejar la escuela, su mortalidad se dispare monstruosamente?
(* O sea: hacen lo imposible para mantener desinformados a los padres y romper la colaboración padres-profesores.)

Es evidente que no se quiere que los padres sean conscientes del mal aprovechamiento de sus hijos para que, así, no puedan evitar su fracaso cuando ya sea demasiado tarde.

Lo de que el niño sea feliz y no se le traumatice no puede ser serio, pues si los niños, de verdad, les preocuparan, no serían indiferentes a su posterior estrellamiento, favorecido, sobre todo, por la despreocupada violación de los principales derechos necesarios para construir su vida adulta: los del trabajo y la vivienda dignos.

Pero hay un detalle que todavía delata más la falsedad de nuestros dirigentes: aunque el artículo no lo comenta, fijémonos en las cifras de muertos que da según el sexo:

Sida : _____45 _ varones y 18 mujeres
Sobredosis: 31,7 varones y 7,2 mujeres

Viendo el estudio, con las demás causas, como accidentes, suicidios, etc., ocurre algo parecido, por lo que resulta que este aumento de mortalidad ha sido muy, muy preponderantemente masculino (Bcn, Es).

Este detalle no se tiene en cuenta: el comportamiento de nuestros dirigentes, y de la administración, no se corresponde tampoco con la realidad, sino con su teoría de que los varones no tienen problema alguno, que todo lo tinen fácil, etc..

De acuerdo con esta evidentemente falsa teoría, nuestros dirigentes no sólo no se preocupan de esta sobremortalidad masculina, ni de sus causas, ni mucho menos de remediarla, sino que insisten en que los varones, ni siendo niños, no necesitan para nada el respeto de su derecho a la igualdad: lo tienen todo más fácil, su vida es más feliz y sin problemas, dice el "Pensamiento Único" oficial (**).

Por lo tanto, nuestros dirigentes no pueden, ni quieren, tener en cuenta que su mortalidad es mucho mayor que la de las jóvenes (casi 4 veces), ni que es mayor su fracaso escolar, ni que se violan sus derechos fundamentales (fue muy claro el caso del "Servicio Obligatorio sólo-para-varones", inconstitucional entre 1978 y 2002). Todo esto no se tiene en cuenta porque contradeciría su dogma de que están mejor de lo que merecen, que lo tienen todo fácil, etc.

La negligencia de nuestros dirigentes llega, incluso, a despedir a sus propios investigadores si "descubren" que los niños van peor en todo en su educación, que están más inadaptados que las niñas, que tienen un "proyecto de futuro" peor, más pesimista.

¡Y tanto! Para muchos de ellos, este fururo es no encontrar trabajo estable, no ganar para tener vivienda propia, y, en muchos casos,... ¡la tumba, la invalidez o la drogaadicción! Pero a nuestros dirigentes no les preocupa lo más mínimo: ¿podemos encontrar un caso más claro de negligencia criminal? ¡Y, sobre todo, tan gigantesco!

(** A propósito de esta idea "oficial", Marguerite Yourcenar, 1ª mujer de la Academia Francesa, dijo:

"La idea de que el hombre, como tal hombre, es necesariamente más feliz y lleva una existencia más de color de rosa que la mujer, me parece bastante grotesca"

Y Mª Aurelia Campmany, feminista y socialista, todavía era más contundente:

"Todavía quedan imbéciles que me preguntan por las dificultades que tuve para ser escritora por el hecho de ser mujer: ¡Tal vez habría tenido más dificulatades en el caso de ser hombre!"

¡Según esto, los imbéciles dominan la política, empezando por su propio partido!

El asesinato de muchos:

¿Hay algo más que negligencia criminal en este empeño general de ignorar la sobremortalidad de los jóvenes varones? ¿Y en el empeño de violar sus derechos?

Esto es evidente, pues si no existiera un gran interés en que estas muertes se produzcan, sería imposible que nadie quisiera denunciarlas ni evitarlas.

Teóricamente, estas muertes de jóvenes varones no tienen importancia ninguna porque son unos privilegiados. Y esto viene "garantizado" por el hecho de que son también varones quienes ocupan el poder político.

¡Trágico error! Los varones en el poder no siempre necesitan abundancia de varones jóvenes, pues estos son sus competidores ante las mujeres jóvenes, que son lo que más les gusta. En muchas especies animales, los machos dominantes procuran expulsar, humillar o matar a los demás machos, para así tener la exclusiva de las hembras. En nuestra especie, existe una tendencia hacia lo mismo. En el ámbito público, dominio de los machos dominantes, se procura que los peligros los corran los demás machos. Antes, los trabajos peligrosos y, sobre todo, la guerra, estaban reservados exclusivamente a los hombres. Y los botes salvavidas, a las mujeres.

Ahora, esta discriminación contra la vida de los varones se ha permutado por la violación de sus derechos, de su derecho a la igualdad, que, teóricamente, tienen, pero que, en realidad, no deben pedir.

Que sean machos quienes ocupan el poder es precisamente un gran peligro para los machos jóvenes, o para cualquier varón que esté en situación delicada o vulnerable. El rey Herodes mandó asesinar a los "Santos Inocentes" porque creía que entre ellos había un rival. Y por esto mandó asesinar sólo a los niños, no a las niñas. ¿No puede estar pasando ahora lo mismo, pero no de una manera explícita, sino encubierta? Por el hecho de ser varones quienes ocupan el poder, los demás varones corren un especial peligro. Que el poder deba respetar unos derechos limita este peligro, mientras que la licencia para violar los derechos de los varones (o de todos) acrecienta este peligro, acrecienta el poder destructivo de los machos dominantes, que eliminarán a los machos dominados tan pronto como puedan, si piensan que no los van a necesitar. (Ver 10 millones de muertos , Déficit de esperanza de vida de los varones: 1985 , 1994 (esp. et français), 1970 )

Por esta razón, quienes ocupan el poder consideran que no deben respetar los derechos de los varones, ¡precisamente porque ellos, varones, ocupan el poder! ¡Menudos traidores!

Ver: Sobremortalidad masculina

http://edipo.info